No creáis en nada

Desde hace varios años vengo contemplando varios fenómenos en la historia reciente de España. El primero es que la clase media se ha ido extremando. El segundo es que ni hay empleo ni lo va a haber, y el tercero es que los dos grandes partidos de este país hacen las mismas políticas. Presume el PP de recortar gastos en las comunidades autónomas que gobierna, cuando en ciudades como Madrid ha dejado más deuda que en Barcelona, Valencia y Málaga juntas. El PSOE dice que el PP lleva la “motosierra” de los recortes, cuando ya hemos visto lo bien que gasta el dinero gente como el Sr. Barreda en C-LM o el Tripartito con el PSC a la cabeza en Cataluña. Al punto que quiero llegar es al siguiente, este país no ha dejado de estar en una dictadura. Como lo oís. Estamos gobernados por perfectos inútiles. Ellos dirán “no es tan fácil gobernar”, nadie dice que lo sea. Por no decir, no dicen nada, ahora votan PP porque creen – exactamente, creen – que saldremos de la crisis con una política de recortes. Y es que lo que desconocen, es que por mucho que dejemos de gastar, el empleo no va a aparecer como las setas en otoño. Mientras se ponen a parir, pactan, obligados por Bilderberg, un techo de gasto para hacer lo que a nosotros, pobres ciudadanos de a pie, no se nos permitiría ni por asomo, y si lo hacemos, nos sacarían hasta la ropa interior: Endeudarnos.  Suenan los albores de una segunda recesión, que si la primera nos pareció grave, esta probablemente sea como la Gran Depresión en comparación. El problema es un modelo económico y político que está dejando de funcionar, pero no es fenómeno exclusivo de España, sino del mundo entero. Un modelo que basa en comprar un coche cada 4 años porque se estropea no funciona. Un modelo basado en un combustible fósil al que le quedan menos de 20 años no funciona. Un modelo basado en la conversión del ser humano en una máquina de producción a gran escala no funciona. Pero lo peor es que aquellos que lo están exprimiendo hasta su punto de no retorno, son los mismos que hoy salen por la televisión diciendo que no vamos a entrar en otra recesión. Por lo tanto, yo os pido una cosa: Que no creáis en nada. Ya no hay nada en lo que creer, ni siquiera en este humilde bloguero. Nos mienten, hipotecan nuestro futuro, manipulan de formas que no podemos siquiera imaginar y no censuran porque ahí nos daríamos cuenta del engaño. Todo está tan asquerosamente atado y bien atado que os daría miedo conocer las burradas que se preparan en la trastienda de Davos, Bilderberg o el G8. Así que intentad llevar vuestras vidas con la mayor de las normalidades, porque estamos bien jodidos para por lo menos 15 años.

Anuncios

4 comentarios en “No creáis en nada

  1. Lo peor es que no hace falta enterarse de lo que hablan los Bildelberg, ni husmear en la trastienda de Davos. Basta con mirar alrededor. Yo no soy tan pesimista como tú. Ya he vivido tres crisis y los titulares catastrofistas ya no me hacen efecto, pero, desde luego, comparto tu opinión de que los que nos gobiernan vicariamente son unos perfectos inútiles, excepto para compartir nuestro dinero con los colegas.
    Te contesté un poco abruptamente a un comentario en Loca Academia de Vaders, pero veo que nos entenderíamos. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s