Porqué no deberías fiarte de Krugman y demás neokeynesianos

Aunque muchos hoy desconocen quién es Keynes y sus nefastas políticas económicas -que han sido sistemáticamente mal aplicadas durante casi 60 años- debemos decir que hoy casi el 90% de los partidos políticos fundamentan sus políticas en el neokeynesianismo, es decir, en el gasto público para estimular la demanda agregada. Sin embargo, esto es un error que nos hace caer en lo mismo de lo que salimos. ¿Porqué? Sigue leyendo.

Keynes era un economista inglés “liberal” en la concepción estadounidense del término, que vendría a ser como un socialdemócrata para nosotros. No necesariamente de izquierdas, porque como ya veremos, tanto la izquierda como la derecha utilizaron políticas keynesianas y neokeynesianas. Vayamos al quid de la cuestión, el neokeynesianismo y keynesianismo defienden que el Estado debe gastar para estimular la demanda. Siempre se habla de demanda y nunca de oferta. Y además, el modo es el siguiente: grandes obras públicas, planes de empleo públicos, gasto exacerbado en todo lo demás, y de ahorrar… bueno, en manos de un neo-keynesiano el dinero QUEMA. El dinero es algo que debe estar en permanente movimiento para los neokeynesianos, y el ahorro perjudica el consumo. De lo único que se preocupa esta doctrina económica es de los demandantes, sin hacer caso a los oferentes.

El primer error del keynesianismo fue decir que era imposible que hubiera paro e inflación a la vez. Bueno, pues sí podía ser. La conocida como estanflación (estancamiento + inflación) es básicamente eso: una economía con una inflación tremenda debido a la expansión sin control del crédito por parte de un banco central con tipos bajos y por ende, como todo dinero falso, paro. El keynesianismo se dio cuenta de que la había pifiado, Keynes originalmente lo sabía y se lo dijo a su más conocido antagonista, Hayek. Pero ya era demasiado tarde.

¿Pero tío, el keynesianismo funciona?

¡Sí! El keynesianismo funciona estupendamente en el corto plazo. Es una política cortoplacista, coyuntural, que se resume en tapar el agujero en el que estamos cavando otro del que saldremos cavando otra vez después. El neokeynesianismo es el capitalismo actual que vivimos, que no es capitalismo, sino un engendro de “libre” mercado corporativista que da verdadero asco.

El keynesianismo es, para explicarlo, la política más cómoda, porque paga una Visa Oro con otra Visa Oro. El problema es encontrar quién te presta el dinero para pagarte la Visa que no puedes permitirte. La Reserva Federal (de ahora en adelante, la Fed) hace algo tan tonto como… ¿a que no sabéis qué?… IMPRIMIR DINERO. Así de simple. Imprime billetitos para pagar la deuda. Eso es lo que haría un niño que se ha quedado sin billetes del Monopoly. Pero claro, como eso no se podía hacer cuando el dólar estaba respaldado por el oro, quitaron la convertibilidad del dólar-oro para poder hacer semejante aberración.

No vivimos en un sistema capitalista, sino en un sistema corporativista

Como ya he dicho en anteriores posts, no vivimos en un sistema capitalista de mercado libre, ya que actualmente el estado impide el mercado libre por intereses corporativistas de los políticos. Sad but true. La principal crítica del keynesianismo hacia el liberalismo es que el ahorro y la austeridad en el gasto que defendemos los liberales es nefasta para la economía de un país, porque no atiendes a la demanda. El problema es que tan solo Estonia ha aplicado verdaderas políticas de austeridad, y hoy crece al 8%.

Austeridad no significa pegar la tijera al estado del Bienestar -que bien gestionado, equilibrado y con sistema de cheque sanitario-escolar como en Suecia, funciona- sino dejar de gastar en subvenciones a las que son muy dados los keynesianos. Krugman hace pocos días criticaba el crecimiento estonio y lo comparaba con el de EEUU en 1935. EEUU salió de la crisis definitivamente -porque su New Deal funcionó a medio gas- con la producción de material bélico de todo tipo. Y también por la enorme cantidad de préstamos que le dio a Europa.

¿Qué significa eso de aplicar políticas de “crecimiento”?

En gastar. Básicamente implica gastar un dinero que no se tiene, por lo que se le solicita al BCE que imprima leros para pagar la rave. Pero el problema es que los bancos europeos ya bastante tienen con la deuda que tienen, no se fían los unos de los otros, y siempre la solución keynesiana es la subvención: subvención al que contrate lo que sea, subvención al cine, al cómic y a todo lo que pueda ser subvencionable. La subvención genera pobreza, porque no se fija en función de criterios productivos.

Una alternativa mejor a la subvención es la ventaja fiscal, es decir, que pagues menos impuestos si contratas, si montas una empresa, etc. Es mejor ya que ese dinero que el estado no recauda directamente lo hace indirectamente a través del pago de Seguridad Social, consumo… espera, ¿he dicho consumo? Así es: Oferta (empresas) + Demanda (personas) = Economía de un país. Para simplificar. El problema es que al neokeynesianismo que el estado recaude menos en detrimento suyo, para que las personas puedan ahorrar, les duele  en el alma.

El resumen de todo esto: Con más políticas de sentido común (bajar impuestos directos e indirectos, ayudar a los que hacen que este país contrate, cambiando la forma de pensar española de trabajo fijo y eterno) podríamos salir de esta.

Y aquí está el dato para no fiarte de Krugman:

“By 2005 or so, it will become clear that the Internet’s impact on the economy has been no greater than the fax machine’s”

Paul Krugman

O traducido “Hacia 2005 o por ahí, nos daremos cuenta de que el impacto de Internet en la economía no ha sido más grande que el del fax”. xD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s