Los fascistas del futuro se llaman antifascistas

Recientemente, llegó a mis oídos que algunos amigos cercanos consideraban que yo soy un fascista. Evidentemente, cuando escuché esto me eché a reír. Los que bien me conocen saben que jamás he simpatizado, de ninguna de las formas, con ningún fascismo, conservadurismo extremo o dictadura. Parece ser que fue un comentario que puse -irónico, como casi todo- en el que decía que “La democracia está muy sobrevalorada”. Pues hoy me apetece desahogarme contra esta clase de pensamiento único, fijaos bien.

Sigue leyendo

Anuncios

Espe se va, el PP se escinde, ¿qué va a pasar?

Esperanza Aguirre ha decidido dejar la primera línea de la política y dimite como Presidenta de la región más próspera de España. No me sorprende la decisión, la verdad. Padece un cáncer, y como todos vosotros bien sabéis, el cáncer tiene altas probabilidades de reproducirse. Y así es, parece ser que Esperanza Aguirre probablemente padezca otra vez el cáncer y no le queden demasiados años de vida. Dudo sinceramente que con la edad que tiene la condesa, se escinda del PP por otros motivos. Puede no estar de acuerdo con las políticas de Rajoy, pero ese no es, ni mucho menos, el único motivo por el cual se va.

Tras la rueda de prensa posterior que ha dado, Esperanza Aguirre ha comentado off the record a los periodistas que allí se encontraban, que es por el cáncer. No está de acuerdo, ni mucho menos, con las políticas de Rajoy, pero en un partido no hay nada peor que tener una voz discordante muy potente. Y en el caso del PP, esto es más grave aún. La izquierda puede ser más o menos intervencionista, pero es intervencionista. Pero en el PP hay un lado intervencionista democristiano, y en el otro un lado liberal. El lado liberal es escaso e influyente, pero si el PP se escindiese en un partido liberal y otro democristiano, jamás volvería a ganar unas elecciones.

Le pasaría exactamente lo mismo que le ocurrió a UCD. Una parte se fue al CDS y otra se integró en el PP. Y tuvimos varios años de gobierno socialista en la nación. La gestión de Esperanza Aguirre ha sido, como todas las cosas del mundo, buena en un lado y mala en el otro. La comunidad de Madrid ha sido muy bien gestionada en general, salvo por los errores con el tema de Telemadrid (manifiesta parcialidad), y los comentarios infortunados de la presidenta en ciertos momentos. La oposición socialista ha sido incapaz de ganar unas elecciones desde que está ella en el poder. Después del tamayazo, si la gente hubiese querido que gobernase la izquierda, habrían ganado de nuevo las elecciones, pero no lo hicieron. Nadie sabe porqué.

Era una de las escasas representantes del liberalismo clásico en España, ojo, que no libertarismo. No es lo mismo. Ambos coinciden en que no es bueno intervenir la economía, pero el liberalismo clásico es más moderado en sus postulados que el libertarismo. Poco o nada tienen que ver. Sólo ahí se explica toda la cantidad de dinero que Aguirre introdujo en Telemadrid para manternerla a flote. Salvo los casos de corrupción, el famoso espionaje y demás, la gestión de Aguirre fue satisfactoria.

Por ello, me despido de ella, y espero que supere su enfermedad lo antes posible. Y espero que los que desean su muerte, demagogos y los de la superioridad moral, que se callen. Un ratito.

Farewell to Catalonia

Hoy es un aciago día para los españoles de verdad. Contemplamos, indemnes, la marea de senyeras que el nacionalismo ha sacado a la calle. Mientras algunos nacionalistas españoles insultan a todo aquel que se ha manifestado en Barcelona, yo no puedo. Soy incapaz de insultar a alguien por no querer ser español. No se puede obligar a un pueblo a pertenecer a otro, por lo que desgraciadamente, se ha marcado hoy un antes y un después en la historia de Cataluña.

Sigue leyendo