Los desahucios y la moral

La PAH ha llegado muy lejos al conseguir que una ILP impopular para el gobierno haya tenido la oportunidad de ser votada en el parlamento. No obstante, el asunto desahucios es mucho más complicado de lo que parece. Si bien resulta aberrante que a una persona le quiten su casa, tampoco podemos caer en la demagogia. A nadie le gustaría que un día el banco le avisara de que le van a echar de su casa. La situación económica actual ha facilitado que muchas personas que otrora contaban con un sueldo, incluso dos, hayan visto cómo progresivamente no podían pagar siquiera su hipoteca.

Gente que evidentemente, en el momento en el que se les concedió dicho préstamo, podían pagarlo. Pero hay otras personas que por x o por z, el banco les concedió una hipoteca que no podían pagar. ¿Quién tiene la culpa? ¿El banco que concedió una hipoteca a dicha persona, o la persona que a pesar de no contar con la seguridad y el colchón económico pertinente para ello la solicitó? Tiendo a pensar que ambos. Tiendo a pensar que en aquellos años, 2005 al 2008, la gente no era demasiado consciente de lo que firmaba, y es más: si no tenías una hipoteca, eras un pringao, y esto es así, y sólo hay que ver aquello que se decía de “los pisos nunca bajan”.

“Tronco, hipotécate, si pierdes el trabajo, vendes la casa y recuperas la pasta ¡y encima ganas!” Alguno tuvo que creerse aquello al pie de la letra. Pero este no es el caso más evidente, y de hecho, más de un desahucio ha sido en inmuebles que no eran de la era burbujil. Que me expliquen qué gana un banco cuando efectúa un desahucio y subasta la casa. La está vendiendo a menos del 40% del valor de la misma, en precios postburbuja. Que me expliquen por qué demonios un banco quiere más inmovilizados materiales, cuando precisamente lo que necesitan es liquidez. Que me expliquen también qué sentido tiene expulsar a una persona de 80 años de su casa, cuando no tiene a dónde ir.

Pero claro, imagínense ustedes que si no pagaran su casa, no hubiera consecuencias. Imagínese que a día de hoy a usted se le canta no pagar su casa porque si lo hace, se queda sin dinero para poder dar de comer a sus hijos. Y evidentemente, la deuda se acumula. Me apuesto el tupé a que un banco obtendría más dinero renegociando la deuda con el desahuciado que vendiéndolo al 40% de su precio original. Cuando una persona no paga su hipoteca porque no le sale de los cojones se le expulsa y santas pascuas. Cuando una persona no paga su hipoteca porque la alimentación de sus hijos -no ya de él, que hace mucho que hace una comida al día- depende del dinero que destinaría a pagarla, la cosa cambia mucho.

Pues eso. Creo que me explico. Si no pagas la hipoteca, te echan de casa. Si no la pagas porque no puedes, es una cosa muy distinta. Pero claro, el dinero no entiende de intenciones, al fin y al cabo. Y que además, que un banco rescatado sea el responsable de la mayoría de desahucios que se están efectuando en España, es cuanto menos, paradójico. La hipoteca te lo da, la hipoteca te lo quita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s