Citas obligadas con la historia

Bruto, ¿tu quoque? (Bruto, ¿tú también?)

 

Julio César durante su asesinato

Anuncios

De bien nacidos es ser agradecidos

Junio de 2011. Mi madre me manda un email “esto te puede interesar” YPD Summer Camp 2011, Julio en Alba de Layos… Me meto en su web. Veo así todo muy moderno y digo, coño, esto puede molar, pero meeeh, parece la típica cosa para niños pijos que se aburren en casa y les enseñan chorraditas. Aun así, decido hacer el escrito que me piden y se lo envío a mi madre para que lo envíen.

Me admiten. Sabía (no sé porqué) que me admitirían. Tenía la extraña sensación de que me iban a admitir. Así que me planté con mi maleta en el Bernabéu para ir al curso que más inútil me ha hecho sentir y más me ha bajado los humos de la historia de mi vida. Yo siempre he creído estar rodeado de idiotas, para qué nos vamos a engañar. No por inteligencia, sino porque considero que una gran parte de la gente que conozco tiene muy poco mundo, pocos conocimientos, y se mueven como un palito que baja por la corriente de un gran río. Nada más llegar empecé a sentirme ridículo. No tenía ni puta idea de nada, para qué nos vamos a engañar. Yo, que me creía el putísimo jefe, el jodido amo, la piedra que va a contracorriente, no era más que otro maldito inútil que no sabía NADA. Absolutamente NADA.

Esto fue un duro golpe para mí. De repente, cosas que jamás tuvieron un significado para mí, o que si lo tenían, no eran nada, empezaron a cobrarlo. Comprendí qué es salir del yo. Comprendí que es ponerse del lado del otro. Comprendí que no se trata de mí, sino de los demás. Que para conectar, primero hay que empatizar. Que comunica mucho más una frase corta que una tesis doctoral. Que una mirada es suficiente para conectar con una persona. Que el lenguaje corporal existe, y es más potente que todas las palabras que podamos juntar en una frase.

Salió otra persona de aquel curso. Pensé que ahí había terminado mi formación en YPD. Ahí acababa todo. Bueno, realmente no. Iñaki, uno de los chicos que ahí estaba, veraneaba en Marbella. Y me presentó a su prima. Y ahora se ha convertido en mi compañera de viaje, mi confidente y una amiga íntima. Todo esto por responder un email. Pero esto tampoco acabó aquí. Del campamento surgieron dos movimientos para cambiar la educación, que acabaron fusionados en uno, dando lugar a 4education. Hoy tenemos 2100 seguidores en Twitter.

Y tampoco acabó en 4education. Franco Soldi, líder de YPD, me propuso asistir al YPD Excellence. Yo le dije que estaría encantado, pero lamentablemente, no tenía el dinero para pagar el curso. Me propuso ir becado. Acepté inmediatamente. Y volví a darme otra soberana ostia contra mi ego. Comprendiendo cómo funcionamos nosotros, las personas. Comprendiendo que primero van los sentimientos y después la razón.

Y hoy, gracias a aquel mail que respondí, que me llevó al curso que me transformó, a aquella chica que pensaba que me olvidaría de ella, a aquel proyecto educativo, a haber seguido ahí, acabé teniendo hablando delante de 2000 personas, compartiendo escenario con Phillip Kotler, Howard Schultz y Nando Parrado.

De bien nacidos es ser agradecidos. A mí me toca serlo. Y creo que nunca seré capaz de agradecer del todo la oportunidad que se abrió delante, al responder un simple email.

Esto no ha terminado. Hay aún grandes cosas que pulir, que terminar, que hacer. ¿Fin? Espero que no.

El futuro del periodismo en 5 claves

iPad killed the journal star
iPad Killed The Journal star

Parece que el mundo del periodismo se ha vuelto como la canción de los Rolling Stones “Painted black”. Todo lo vemos negro. Despiden a compañeros nuestros a punta pala de las principales redacciones del país, nuestra carrera se considera un “título menor”, somos vilipendiados, tenemos un sueldo y contrato de eterno becario, y lo que es peor: la mayoría no poseemos un empleo. Como siempre, nos olvidamos de que el mundo que tenemos alrededorya no está hecho para tomar notitas con nuestra libreta: tenemos que ser más rápidos y mejores. Sin ánimo de sentar cátedra, éstas son las 5 claves del periodismo actual que he observado últimamente:

1. El auge del Social Media: El ya manido término “redes sociales”. Aunque es bastante recurrente, no podemos decir que sea una moda. Nada será igual después de todo lo que está pasando en estos últimos 4 años. Tenemos una función destacable dentro del Social Media, y es que somos agentes que disciernen lo que es paja y es grano. Y eso las empresas lo valoran muchísimo.

2. La comunicación corporativa: Las compañías necesitan profesionales como nosotros. Necesitan personas hábiles en el campo de la comunicación, que transmitan de forma fiel y adecuada al público o a otras empresas el mensaje, y que además sean capaces de reconocer el feedback. Y ahí estamos los periodistas. No todo en la vida se resume en publicar artículos, hacer entrevistas y demás, pero tampoco quiero meterme con el periodismo clásico, al que admiro muchísimo.

3. Do It Yourself: Atrévete a tener tu propio medio. La red nos facilita la labor de publicación de nuestras informaciones. Especialízate, ¿de qué sabes? Si te gusta la política, crea un periódico de opinión. Si te gusta la economía, un periódico económico. Why not? No tienes nada que perder – apenas el hosting, y lo puedes pagar con servicios como AdSense – y mucho, mucho que ganar. No puedes competir contra la BBC o The New York Times, pero puedes especializarte al máximo en un tema que te apasione. Internet atomizó hace ya muchos años la audiencia, benefíciate de ello.

4. Las noticias de ayer no interesan al público de hoy. Eso no quiere decir que no sean buenas, que lo son. Pero si alguien se entera de una noticia tras leer un tuit o en una actualización de Facebook, algo querrá decir. Si se quiere mantener la prensa – de la que estoy seguro que existirá por los siglos de los siglos, sea en el formato que sea – se tendrá que hacer buscando aquello que no requiere la inmediatez, que es la opinión reposada.

5. Estamos en un momento de reconversión del sector: aprovéchalo. ¿Qué quiere decir esto? Que empieces a moverte en la red, si es que no lo has hecho ya. Tienes una audiencia tremenda en internet que está dispuesta a leer lo que anotas en un blog o lo que publicas en tu muro de Facebook. Si te ha afectado uno de los funestos despidos de las principales cabeceras del país, aprovecha para reconvertirte y formarte para el periodismo del día de mañana, el online. La mayoría de personas que desgraciadamente han sufrido el drama del despido de alguna de las cabeceras conocen perfectamente las herramientas de la red.

Siempre serán necesarios los periodistas. Es por algo que la Primera Enmienda de los EEUU es la libertad de expresión y prensa 🙂